Alta Demanda,  Maternidad y Crianza

¿Qué es el temperamento del bebé y cómo influye en la crianza?

A raíz del post sobre los niños y niñas de alta demanda, surgieron varios debates, hecho que agradezco porque todas las discusiones constructivas son positivas. Uno de los debates fue el que surge siempre cuando tenemos niños de alta demanda: estos niños son así porque el estilo de crianza los hace así… ¿o estos niños son así porque tienen un temperamento difícil?

La personalidad de nuestros hijos e hijas

La personalidad está formada por dos componentes: el carácter y el temperamento. El carácter se desarrolla a partir de influencias ambientales como el estilo de crianza, el lugar donde creces, la escuela a la que acudes… Mientras que el temperamento es de naturaleza biológica y lo llevamos dentro desde que nacemos. El temperamento es la base de nuestra personalidad y, aunque ésta puede variar a lo largo de los años, será de forma más o menos estable durante toda la vida de una persona.

Así pues, ¿con qué tipos de temperamentos se pueden encontrar los padres y madres cuando nace su bebé?

fotografía infantil / children photography

Temperamento infantil

Según la psicología infantil, existen tres tipos de temperamento: el fácil, el díficil y el de reacción lenta. El temperamento viene dado en gran parte por la genética, aún así, la actitud de los padres y el estilo de crianza tiene un peso importante en el desarrollo de la personalidad de los niños.

Está claro que estos tres tipos de temperamentos están definidos a grandes rasgos y son generales, y puede haber bebés con mezcla de temperamentos o que en según qué situaciones, muestren más un tipo de carácter que otro.

fotografía infantil / children photography

  • Temperamento fácil: los niños con este tipo de temperamento son aquellos que se suelen llamar “niños fáciles”, puesto que suelen estar de buen humor, y sus estados de ánimo son moderados, no extremos. Suelen tolerar mejor la frustración, y tienen ritmos biológicos estables, por lo que sus horarios de sueño y alimentación no suelen variar mucho. Són bebés y niños que se muestran abiertos a nuevas experiencias y al contacto con desconocidos. Es el estilo más frecuente en la infancia temprana.
  • Temperamento difícil: estos bebés y niños suelen tener ritmos biológicos irregulares y sus emociones suelen ser intensas, por lo que tienen un llanto fácil y frecuente. Muestran irritabilidad y tienen demandas bastante más frecuentes y fuertes que los niños de temperamento fácil. La adaptación a las nuevas situaciones suele ser más difícil y les cuestan los cambios en las rutinas. Reaccionan de forma más fácil e intensa a los sobresaltos y a los estímulos. Un 10% de los niños presenta este tipo de temperamento.
  • Temperamento de reacción lenta: estos niños suelen presentar características similares a los niños con temperamento fácil, aunque se muestran más indiferentes que estos, y les cuesta más tiempo adaptarse a nuevas situaciones y cambios. Su forma de manifestar las emociones es menos intensa que los dos otros tipos de temperamento, y sus ritmos biológicos son menos regulares que los niños con temperamento fácil. Con estos niños hay que ser pacientes, porque necesitan sus tiempos para adaptarse a todo y tienen unos ritmos mucho más lentos que el resto de los niños.

fotografía infantil y de bebés / children and baby photography

El temperamento de cada niño y niña se suele hacer evidente desde los primeros días de vida del bebé, y normalmente es estable durante toda la vida. Es importante conocer el temperamento de nuestros hijos e hijas, porque esto nos ayudará con la crianza. El hecho de conocer el temperamento de nuestros pequeños hará que actuemos a favor de sus características y sus puntos fuertes, en vez de ir en contra de estos.

Entender cómo reaccionan los niños frente a ciertas situaciones nos orientará a la hora de tomar ciertas decisiones respecto a la crianza. Esto es algo que se aprende con el tiempo, ya que a veces es difícil que se manifieste el carácter de un bebé muy pronto, y a medida que los pequeños crezcan, se enfrentaran a nuevas situaciones, que nos mostrarán qué tipo de temperamento tiene.

fotografía infantil / children photography

Mi reflexión

Estoy muy de acuerdo con el hecho de que una crianza positiva y respetuosa, que trate a los niños y niñas como seres autónomos y con plena capacidad, hará que su personalidad sea de una forma o de otra. Influye, y mucho, el estilo de crianza, el entorno familiar en el que crece un niño y también la escuela, y éste entorno puede llegar a modificar la forma de ser de los pequeños.

Aún así, cuando te enfrentas a un niño o una niña con un carácter complicado, con una intensidad de reacciones superior al resto, con un temperamento difícil, la crianza se vuelve un tsunami constante de emociones y situaciones. No es lo mismo criar a un niño con temperamento fácil que uno con temperamento difícil. No es lo mismo y, muchas veces nos encontraremos con situaciones que entraran en conflicto con nuestra manera de criar, y nos harán cuestionar si lo estamos haciendo bien. La crianza cambía de un niño a otro, y aunque nuestro estilo sea uno determinado y querramos aplicar unas ideas concretas, a veces el mismo niño nos indica qué necesita y cómo tenemos que modificar nuestra actitud para atenderle de la forma que necesita.

fotografía infantil / children photography

¿Qué pasa con los niños de alta demanda?

Pues esto se complica. Una niña de alta demanda que tiene una necesidad muy grande de contacto físico querrá estar siempre en brazos. Mi hija necesita abrazos constantes y esto la tranquiliza y la hace sentir bien. Por este hecho, no considero que esté demasiado mimada, simplemente le doy lo que ella necesita. Tampoco se le da todo lo que necesita en todo momento, pues la crianza respetuosa se trata de eso: con respeto y con tranquilidad, hay que hacerle entender que no se puede tener todo, ni mucho menos ahora mismo. Pero si en cierto momento vemos que es posible darle lo que ella nos pide (brazos, teta, comida, afecto) y nos parece razonable, ¿por qué no vamos a hacerlo?

Abrazar y consolar, ayudar a tranquilizarles, atender sus necesidades, no significa malcriar. Malcriar es desatender a los niños, abandonarlos o no escucharlos. Los adultos también lloramos y agradecemos los abrazos, no les abandonamos en un rincón hasta que dejan de llorar. ¿Por qué vamos a hacerlo con los pequeños?

Con unos límites bien claros, sabiendo cuando ceder y cuando no, los niños y niñas crecerán felices y cultivaran su paciencia, sabrán esperar, serán capaces de hacer las cosas de forma autónoma y comprenderan que sus necesidades pueden ser satisfechas cuando sea el momento oportuno para ello.

Insisto: tengo dos hijos, uno de temperamento fácil, otra de temperamento difícil, y son el día y la noche. Y mis creencias respecto a la crianza y a la materniad no han cambiado entre el nacimiento de uno y otro, al contrario: me he reforzado en mis ideas y he intentado aplicar lo mismo para uno y para otra. Simplemente, los resultados no son los mismos, porque los carácteres no son los mismos ni tampoco sus respuestas a las situaciones. Por eso es tan enriquecedor tener hijos, porque aprendes de cada uno cosas totalmente distintas.

Bimadre de dos peques, amante de la fotografía y aprendiz de maestra.

7 Comments

  • Arantxa Murugarren

    Muchas gracias por compartir esta entrada tan interesante y útil. Yo tengo una hija de 20 años que era de temperamento difícil y con mucho carácter. Es una niña maravillosa que sigue teniendo carácter, cosa que no considero que sea mala. Es cierto que el entorno, la genética, el ambiente en el que crecen, el ámbito escolar influye mucho en las reacciones y comportamiento de los niños. Tu reflexión me parece muy acertada. Me ha gustado mucho esta entrada.

  • Laura Santiago

    Hola,

    La verdad el mundo de la crianza me parece tan complejo e inconmensurable que llego a unos puntos en que toda opinión me convence, pero es cierto, hay unos límites. Me gusta mucho cómo has estructurado, en este aspecto, tu post. La verdad es que conocer la tipología del temperamento de tu bebé puede ayudarte, pero como dices eso no significa descuidar, significa respetar y proveer de lo que necesiten. Me han gustado mucho tus palabras.

    Un saludo!! ^,^!

  • Bagnagtty Nails

    Holaa! Me ha encantado tu post. Me ha parecido súper útil. Me parece importante conocer estos tipos de temperamentos, por supuesto cada pequeño es un mundo pero todo lo que sepamos de antemano siempre es positivo.

  • Cami a l'Estel

    Me ha gustado mucho tu reflexión sobre los distintos temperamentos de los niños y como influye el estilo de crianza.
    Yo tampoco pienso que abrazar y amar a un hijo o hija sea malcriarlo, simplemente es darle amor y seguridad. Cada niño es distinto y único pero está muy bien tener toda la información de este post.

  • María Sánchez Fabián

    Hola guapa. Me ha gustado muchísimo leer tu artículo sobre el temperamento de los bebés, porque aunque no soy mamá es un tema que me interesa muchísimo porque me gustaría serlo pronto. Muchas gracias por toda la información y por compartir tu reflexión. Besos.

  • Paula Alittlepieceofme

    No conocía que el temperamento se clasificaba de 3 formas diferentes, para mi era malo o bueno, pero claro, tras leer este post, se entienden muchas cosas. Hay que tener paciencia y mano izquierda si no sale un niño “fácil” de tratar, como nos vas contando, saludos!

  • Sra. Gafapasta

    Muy interesante, yo no había leído esta clasificación y me parece muy lógica. Los míos son de caracter difícil, nosotros hemos tenido que explicar muchas (muchas) veces que nuestros hijos son intensos, no llegan a la alta demanda, porque el cambio de espacios y ambientes no les ha afectado, pero tela con todo lo demás. En cualquier caso, me quedo con tus palabras, es un tsunami de emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: