• Felices tres, mi pequeña

    Hoy cumples tres. Intento recordar, pero no me hace falta. Lo tengo tan presente que es como si fuera ayer. El embarazo, los meses difíciles, los instantes previos a verte la carita… La angustia, los nervios, la calma tensa, la felicidad pura, el amor incondicional, infranqueable, sin barreras ni límites. Cuando te vi, quise protegerte. Mi niña pequeña, frágil, no podía pensar que tendrías nada malo. No me entraba en la cabeza. Estabas allí, eras perfecta a nuestro parecer, y nada podría cambiar nuestra percepción. Sí, lo pasamos mal, y seguimos pasándolo mal, pero verte tan feliz, tan bien, tan sana… Eso es lo único que importa al final. Ahora…