• Los inicios de mi tercera lactancia

    Mi tercera lactancia materna empezó como la segunda: con grietas y dolor, aunque mejoró mucho más rápido. Con mi primer hijo no logré darle el pecho, aunque no fue por falta de ganas. Mi hijo sufrió mucho durante el parto y los fórceps le provocaron parálisis facial (que se curó con el tiempo) y también con frenillo (que cortaron al nacer), así que creemos que tenía algo de hipotononía que le impedía succionar con fuerza. Pasó mucha hambre y perdió mucho peso hasta que decidí darle un biberón. Y tan tranquila me quedé. Eso fue hace casi 9 años y ni mi experiencia ni mis conocimientos en aquel momento tenían…